Principal cтраница Principal cтраница
Principal cтраница
Principal cтраница
Principal cтраница

Principal cтраница
Principal cтраница Principal cтраница Principal cтраница Principal cтраница

Gustav Mahler / Gustavo Maler (1860-1911)

En el prefacio breve a la colección de las cartas y los recuerdos de un gran músico austríaco Dmitry Shostakovich escribe: ¿"О=ю cautiva en su música? Ante todo - la humanidad profunda. Maler comprendía un alto significado ético de la música. Él ha penentrado en los escondrijos más secretos de la conciencia humana, era agitado por los más altos ideales mundiales. El humanismo, el temperamento indómito, el amor ardiente hacia las personas en la unión con los dotes admirables de compositores han ayudado Maleru crear sus sinfonías, "¤хёэш que peregrina яюфьрё=хЁі " "¤хёэш sobre que han muerto фх= §" grandioso "¤хёэі sobre чхьых". Él nos es próximo por el humanismo, la nacionalidad... En la lucha por la realización de los mejores ideales de la humanidad de Maler será eterno con nosotros, soviético ы¦фіьш..."

Gustavo Maler / Gustav Mahler es tan penetrante y vzvolnovanno habla Shostakovich sobre el músico, los mejores que años de la vida han pasado justo al final del siglo XIX, el músico que ha probado todas las penas famoso fin du siecl'a, que respiración es envenenada por el pesimismo y el miedo ante que viene. Maler ha muerto cincuenta unos años de edad tres años antes de saraevskogo del tiro, que ha resonado por la señal al comienzo del matadero mundial. ¿Si es posible llamar el pesimismo la capacidad especialmente los contemporáneos sensibles con la exactitud sísmica adivinar los accidentes públicos, internacionales? ¿Si debe contar que solamente las predicciones de los signos de letras que se forman en la palabra y las frases, se puede dar por los augurios verdaderos de los acontecimientos que los caracteres musicales que designan las frases melódicas, a su vez, que se reúnen en las partituras grandiosas, les ceden en la veracidad y la fuerza de la generalización de los fenómenos más típicos en la esfera del espíritu humano, en la esfera de la conciencia pública? Claro, no. Y la herencia musical de Malera testimonia esto con la fuerza gigantesca del convencimiento y la verdad. El lugar de Gustavo Malera - entre grande simfonistov de nuestro siglo. Él el director de orquesta desctacado simplemente, el compositor genial, él es la persona que sorprende con la integridad y la obsesión.

la infancia Trágica, la juventud pobre, el odio a todo que engendra la humillación y la ofensa, humillado y ofendido que mutila el alma humana. La fe en la grandeza y la fuerza de la razón humana - aquí que alimentaba las miradas es sociales-filosóficas de Malera que no dejaba triunfar en ello al pesimismo. Su instrucción sorprende con la amplitud, el círculo de la lectura es casi infinito. Pero no los libros, que más sabio, lo empujan a las reflexiones sobre la imperfección del mundo. La vida misma lo lleva de la mano, hablando: ¡mira, prueba todo, sé sincero y escribe! Ni Spinoza, ni Nitsshe, ni Shopengauer no determinarán el énfasis de las rachas creadoras y las reflexiones fijadas en las páginas de sus partituras, que apetece llamar una palabra más solemne - "ьрэѕёъЁшя=№".

¿Si

son exactas Idealmente las representaciones de la vida en el espejo malerovskih de las canciones y las sinfonías? Ni mucho menos idealmente. Son subjetivos. Maler corrige la representación bajo el ángulo de visión. Hasta la superficie "чхЁърыр" Maler abrillanta a su manera, no sólo permitiendo en algún sitio la curvatura, pero alegrando ella, previendo, saboreando, que que atemoriza, monstruoso aparecerá con rabia en krivozerkalnom, el reflejo satírico.

Como Rimski-Kórsakov y Grigu Maler deifica la naturaleza. Basta de asistir al despertar del patrón de los bosques, el Pan, oír, sobre "ёхь hablan чтх=№" "ю que hablan los animales en ыхёѕ" "ю que me habla эюёі" (son llamadas aquí las partes de la Tercera sinfonía) para comprender, cuál eran creencias verdaderas de un gran músico próximo al panteísmo. Esto solamente una parte de la filosofía de Malera. La naturaleza ocupaba el lugar enorme en su vida, en la obra. Pero cerca del Pan siempre había una Persona. A él, a la Persona, atraía al compositor la sed insaciable del bien y tan el odio insaciable al mal. No sin razón en la conversación con Árnold Sh±nbergom sobre sus alumnos de Maler ha dejado la frase enojada: ¡"Грё=рті=х a estas personas leer Dostoevsky! Esto es más importante, que ъюэ=Ёряѕэъ=".

Put Malera a Dostoevsky - no la vía recta del lector. Es la vía de la persona que habla sobre él las palabras Dostoevsky: "-ръ puedo ser feliz, si en la tierra hay aunque uno que sufre ёѕЁхё=тю". Tal podía ser solamente la persona que ha conocido mucha de las desgracias vitales, "шёяютхфютрт°шщё " por la música, que cada nota era hasta el fin iskrennoj.

... Maler ha nacido en la ciudad Kalisht checa, en la familia "яЁю¶хёёюЁр en юсыѕёъх" como llamaban al padre Malera, el carretero que no se despedía del libro. Gustavo era el segundo de doce niños en la familia, de que la necesidad no se iba ni para un día. La música sonaba constantemente alrededor de la chabola Malerov. A la plaza situada al lado de cuartel jugaba tronantemente la banda; habiendo abrazado, pasaban las muchachas campesinas y detrás de ellos se enredaban, calmando, reviviendo, las canciones sinceras; del calabacín, como shvejkovskoj "Гхыхэющ ёУ°Ю" las señoras Palevets, corrían los sonidos provocativos y estridentes shlapaka y furianta, a bajo la lágrima de los invitados que se han embriagado sobre algo estaba triste la melodía lannerovskogo del vals. Era tal la vida cotidiana. Él ha quedado en la memoria con la exactitud fotográfica y se ha reflejado (¡con la sonrisa irónica!) en las melodías checas, de Moravia, húngaras, gitanas de muchos episodios malerovskih de las partituras.

los Años de escuela de Malera son parecidos a los años de escuela de sus coetáneos. La vida de la familia Malerov iba de la desgracia a la desgracia. Cinco niños eran llevados por la difteria. Ha acabado es trágico la vida de la hermana Leopoldiny y el hermano Otto. La infancia musical de Malera aunque llevaba el ataque vunderkindstva, pero vunderkindstva en los andrajos, casi de la edad de ocho años que se vendía por avaro krejtsery. De nada que recordaría las cazadoras de terciopelo y los bucles hasta los hombros, Maler no sabía. La familia vivía en Iglau. Ha pasado Aquí la juventud del compositor, nada, excepto los sueños, no iluminado. A ello había quince años, cuando él ha llegado a Viena, y, habiendo aparecido ante el profesor Epshtejnom, ha oído de su boca las palabras ponderables, competentes del talento.

Maler se queda en Viena. Es 1875, el año significativo, que coincide con la llegada a la capital austríaca de Vagner. Ha pasado menos visiblemente la aparición en el mismo año en Viena el continuador Schubert inspirado - Gugo Wolf. Maler y Wolf han trabado amistad. Se han establecido juntos. Dividían el piano de cola (los dos ya que componían), la mesa. Claro, Maler ha pasado a través de la pasión por Vagner, pero no se ha sometido a las tentaciones de la armonía encantadora "КЁшё=рэр y Ђчюыіф№" la música cargada en la onda de la languidez y la voluptuosidad. No, no esto lo ha conmovido en Vagner, a "КЁрѕЁэ№щ ьрЁ°" de "+шсхыш богов" el epílogo trágico de la vida del héroe claro - Zigfrida.

Él estudia en el conservatorio a Juliusa Epshtejna, Roberto Fuhsa y Teodora del Bandazo. Pero el padre espiritual por cuenta al compositor de Antón Bruknera, con que, a pesar de la diferencia considerable de las edades (¡Brukner son mayor para 36 años!) es vinculado por la amistad presente, como hablaban los músicos vieneses, cerrado en dos llaves: de violín y basovyj.

algunas obras de cámara compuestas a finales de 70 años, no nos han llegado. Maler los ha quemado. No tiene suerte. Él es dado una vuelta alrededor en la competición Bethovensky, el premio en que podía pecuniariamente muy apoyar.

No por la vocación, a por la necesidad imperiosa él se hace por el panel de director de orquesta, sin sospechar hasta, que fuerzas del talento de director de orquesta dormitan en ello. Sobre este campo el éxito llega a él casi de la primera brazada de la batuta. Es primero las óperas provinciales con la rutina provincial. Cuando en vez de les llegan los teatros de la capital, él se persuade en aquel, así como allí la atmósfera es saciada por la rutina, pero sólo de la capital.

es leído después >