Principal cтраница Principal cтраница
Principal cтраница
Principal cтраница
Principal cтраница

Principal cтраница
Principal cтраница Principal cтраница Principal cтраница Principal cтраница

Gustav Mahler / Gustavo Maler (la parte IV)

el eslabón Siguiente - la Sexta sinfonía. La llaman Trágico. Por-ser, es la antítesis con relación a Quinto. Comienza por el movimiento enérgico de refuerzo, pero en II a la parte le está claro ya, en que lucha trágica consigo es atraído el héroe, a puede ser, el autor mismo de la sinfonía. Por el tiempo Sexto está vecino con "¤хёэ ьш sobre que han muerto фх= §". Y no sólo por el tiempo. Funesto otsvety iluminan II parte lenta, es melódico que recuerda a una de las canciones del ciclo trágico. Después del scherzo fantástico comienza el final saciado energichnejshim por el movimiento, y esto da el carácter especial a la música como si que anticipa la manera expresionista de la carta de los compositores 20-30-х de los años HH los siglos.

la Segunda trilogía termina por la Séptima sinfonía, la obra completamente de mentalidad singular. En el contexto de dos otros eslabones de la trilogía suena como "ышЁшёхёъюх шэ=хЁьхччю" con ekstaticheski por I parte sensual y el júbilo de la fuerza que se ha evadido que triunfa en el final. El centro de la sinfonía cincoprivada ocupa el Scherzo encuadrado por dos nocturnos (el primer de ellos - la serenata escrita para la orquesta de la composición regular; segundo - la serenata, es muy refinado orkestrovannaja: el violín que interpreta solo, la mandolina, la guitarra, el arpa). A el Scherzo mismo - el juego que lleva arriba de los claroscuros, la procesión de noche, por-rembrandtovski la impresión iluminada, que deja de las visiones estrafalarias de Jean Paul. Y cuando después de tres partes medias escritas a la manera romántica (el segundo nocturno), Maler llega al final, es causada la impresión que en su resonancia valiente se disuelven las dudas, la busca, los fracasos y los acontecimientos trágicos que se acumulan en los eslabones anteriores de la epopeya. La grandiosidad de sus escalas exige la culminación correspondiente.

En la carta al amigo al director de orquesta de Villemu Mengelbergu Maler escribía: "Ї acaba de acabar mi Octava sinfonía - más considerable de todo que hasta ahora he escrito. La composición es tanto original por el contenido y por la forma que sobre ello es imposible hasta contar en la carta. Se imaginen que el universo comienza a sonar y sonar. Cantan las voces ya no humanas, a los soles que giran y яырэх=№".

Octavo Malera llaman a menudo la Sinfonía de mil de participantes. Tal "рьхЁшърэшчшЁютрээюх" el nombre de nada habla sobre el ser malerovskoj las músicas. Es grandiosa por la idea que ha concentrado en él la quintaesencia de las reflexiones filosóficas del compositor, los fracasos, el dolor por la persona y la humanidad, la tragedia del pintor. Maler atrae la colectividad enorme instrumental con 22-mja por de madera y 17-ju por los instrumentos de cobre, dos coros mezclados y el coro de los muchachos; a esto son añadidos 8 solistas (tres sopranos, dos altos, el tenor, el barítono y el bajo) y la orquesta secreta.

el Compositor ha dividido la sinfonía en dos partes, conforme al texto encargado los coros y los solistas. En I es tomado el texto del himno católico: "Veni creator spiritus" ("¤Ёшфш, el espíritu цштю=тюЁ Ёшщ"), en II - la octava del final II de la parte "ИУѕё=У" Goethe:

Todo rápido -
El símbolo - sravnene.
El objetivo infinito
Aquí - en dostizhene.
Aquí - zapovedannost
Las verdades de todo.
La feminidad eterna
Le tira a.

(la Traducción de B.Pasternaka)

En la Octava sinfonía culminante, influye más claramente la idea básica ética de Malera que comprende la música como un de las fuerzas superiores de la influencia sobre la persona y la masa.

la Llamada a "фѕ§ѕ цштю=тюЁ Ёхьѕ" hace acordarse de los cantos en absoluto tserkovno-dogmáticos, a la música que llama la persona a la humanidad, la música del almacén psicológico, que se manifiesta en el final de la Primera sinfonía de Scriabin, en las ideas, que nebuloso y de parte a parte idealista, pero la idea orgullosa skrjabinskoj "¦шё=хЁшш".

la Fuerza de atracción "тхёэющ цхэё=тхээюё=Ю" es comprendido por Malerom no en directo, y además - no en la variante agilizada, a en más generalizado, sublimado. "-хёэю цхэё=тхээюх" inseparablemente de creador, es eficaz-preobrazujushchego el mundo del comienzo. El papel elevado humano del arte en la combinación con su fuerza que ennoblece, eficaz forman la base de la idea de la Octava sinfonía. Pero todo esto terrible, inhumano que se quedó detrás de sus límites, es imposible vencer ni las protestas apasionadas, ni los conjuros, ni la partida en las profundidades de la filosofía o los dédalos del metafísico. Por extraño que sea, pero la sinfonía, no esto que madurado, pero sin exageraciones - sufrido, se encontraba sin conflictos. En último de las sinfonías, acabadas por Malerom, en Noveno, escrito en 1909, el compositor vuelve a la composición pequeña, casi de cámara, al reposo después de sonoro neistovstv de la Octava sinfonía. Y en Andante (I parte), y en Lendlere (II), y en el Rondó que recuerda a los finales de las sinfonías de los clásicos vieneses, Maler da la salida a los sentimientos particularmente personales, subrayando en final Adagio la profundidad del sufrimiento. En este sentido la Novena sinfonía puede ser traktovana como la antítesis con relación a anterior. Más con agudeza, que alguna vez, el compositor tenía la necesidad de la generalización final de la epopeya sinfónica. Y entonces ha nacido la idea del Epílogo que concluye en él aquellos elementos de la antítesis, que no bastaba así en Octavo. Ha nacido "¤хёэі sobre чхьых". Si es fundada en los versos de los poetas chinos de los VIII-siglos IX Bo, Chen Shenja y Van Veja traducidos al alemán por Gansom Betge. En seis partes escritas para el tenor, la mezzo-soprano y la orquesta, - "Грё=юыіэр  яхёэ " "+фшэюъшщ юёхэі¦" "+ ¦эюё=Ю" "+ ъЁрёю=х" "¤і эшчУ тхёэющ" "¤ЁюЁрэшх" - Maler crea la galería de las telas sonoras sobre la vida, la melancolía, la alegría, la belleza, upoene y sobre inevitable para todo verdadero el fin. El compositor no se cita, no se dirige ni a los temas de la epopeya sinfónica, ni a las reminiscencias textuales. Las asociaciones que vinculan "¤хёэі sobre чхьых" con los eslabones anteriores, surgen por él.

En "¤хёэх sobre чхьых" tanto como en la Novena sinfonía, Maler rechaza el aparato grandioso artístico Octavo. Él conduce la conversación íntima, sin ceremonias las entonaciones íntimas. Al mismo principio del festín, cuando las copas son llenadas ya y que están sentado a la mesa tienden a ellos las manos, son parados por la voz del cantante: "¤юър no beban, emborracharé a usted яхёэ¦". Como la inscripción "¦рэх tekel ¶рЁхё" que ha surgido en la pared, conforme a la leyenda antigua bíblica, suenan aquí las palabras:

Todo es terrible en esta vida,
La muerte nos espera.

Ni las resonancias delicadas y frágiles de la canción "+ ¦эюё=Ю" ni vospevanie de la belleza (III y IV las partes del ciclo) no pueden contraponer luz y el bien a la música de aquellas partes, en que el mundo aparece en los presentimientos lúgubres del fin, la pérdida ("+фшэюъшщ юёхэі¦" "¤ЁюЁрэшх"). Y la naturaleza, la compañera de viaje invariable y la interlocutora de todos "ё=Ёрэё=тѕ¦ЁЮ§ y яѕ=х°хё=тѕ¦ЁЮ§" la naturaleza tantas veces que despertaba y los héroes malerovskih de las sinfonías los pensamientos elevados y la esperanza, aquí, en "¤хёэх sobre чхьых" ay, escucha el monólogo discontinuo, incoherente, el desnudamiento trágico de las alma ("¤і эшчУ тхёэющ").

A principios de la epopeya sinfónica, en "¦рЁ°х en la manera -рыыю" de la Primera sinfonía, las fieras de bosque retozaban bajo el motivo intencionadamente trivial. Aquí, en la canción del borracho, "Охыютхёхёър  ъюьхфш " está acabando. Por eso es tan trágico el contraste entre la limpieza vetusta de la naturaleza, su de pájaros posvistami, los trinos y el bisbiseo incoherente de la persona que se ha acercado a la última línea, por que - la inexistencia.

el Tema del sufrimiento, la despedida con la vida acaba y "¤хёэі sobre чхьых" y la Novena sinfonía, y toda la epopeya que incluye diez partituras monumentales. En ellos son puestos los frutos de las reflexiones filosóficas de Malera madurado, las crueldades, sufridas en condiciones del mundo terribles, la mentira, la opresión,

Como se decía ya, el compositor Gustavo Maler no era el filósofo de despacho. No los libros, a la vida misma lo conducía hacia adentro los fenómenos. Viendo las úlceras de la sociedad moderna burguesa, que fuerzas motrices él concebía poco probable, Maler no podía asumir la posición "эрф ё§тр=ъющ". Él en la lucha, y en las manos a él el arma del arte, razjashchee es mala. Él llama a luz y la verdad toda la energía del talento.

Dirigiendose no a elegido, a a la masa ancha de los estudiantes, siguiendo en esto por la vía de Beethoven y Chajkovsky, Maler siempre veía ante él la cima altísima del sinfonismo filosófico - el Noveno Beethoven. Como un gran maestro que se ha dirigido en el final Noveno a la palabra - los solistas, el coro, - Maler prueba la necesidad de la ayuda de la palabra allí, donde a ello es importante especialmente el carácter concreto de la imagen, la acción, la idea. Precisamente por eso en las segundas Terceras Cuartas Octavas sinfonías, él se dirige a "-юы°хсэюьѕ al cuerno ьрыіёшър" a Klopshtoku, Nitsshe, a en "¤хёэх sobre чхьых" - a los poetas chinos.

No sólo el héroe de sus anales sinfónicos sufre las derrotas trágicas en los choques contra la trivialidad, la mentira, el cinismo. Las derrotas son sufridas en no el grado menor por el Maler mismo. La década, durante que la ópera Vienesa, que encabezaba por ellos, ha alcanzado el florecimiento desconocido, ha acabado por su partida forzada. Los años pasados por ello en los EEUU (1907-1911), han dejado el depósito amargo llamado por el espíritu mercantil, y la indiferencia total al arte presente de los músicos de la orquesta, los cantantes, los managers, el público. No sin razón Chaliapin que observaba su trabajo en la Metropolitana-ópera, sus esfuerzos vanos romper la rutina, pronunciaba el apellido del gran músico no "¦рыхЁ" a "¦ры©Ё" (francés maleur - infeliz)...

Poco tiempo después al regreso de América a Viena Gustavo Maler ha muerto. Él ha vivido 51 año...

muchos problemas irresolutos son vinculados a la obra de Malera. Los directores de orquesta, los músicos investigan escrupulosamente su herencia, se profundizan en el mundo de sus obras de canciones y sinfónicas. Había una Décima sinfonía inacabada. A juzgar por los bosquejos, era pensada como "-рэ=х-ёшь¶юэш ". A principios de 20 años Ernest Kshenek ha redactado dos partes, a en 1963 el musicólogo inglés Derik Cook ha acabado por los esbozos de Malera las otras partes de la sinfonía. Pero sólo entonces, cuando la epopeya grandiosa sinfónica que se eleva sobre "грэюь -Ёшё=ю¶юь" y "Ррующ sobre ИюЁёрщ=У§" como los anales filosóficos del siglo, pondrán en uso los apreciadores de la música sinfónica, solamente entonces será posible concebir la grandeza verdadera malerovskogo de la herencia dirigida los contemporáneos y los descendientes.

los Derechos era I.I.Sollertinsky, cuando escribía: "¦рыхЁ era último, quien trataba en Europa - dentro de la cultura burguesa - construir "ёшь¶юэшёхёъшщ ьшЁ" en base a geroiko-filosófico яр¶юёр..."

< volvemos